lunes, 24 de octubre de 2016

Vizcondado de Ros de Olano

Del expediente no puede verse:
-En Murcia a 25 de agosto de 1934 testó ante Don Matías Ocampo Delgado, Don Antonio de Vega y Ros de Olano. Doc.32
-Doc. 18: Testimonio de parte del Testamento de Doña Isabel Ros de Olano y Quintana, en Madrid a 25 de febrero de 1904 ante Don Francisco Moragas y Tejero.

Las demás referencias encontradas en el Ministerio de Justicia e Interior de España cuando lo revisé en 1996:

Marquesado de Guad-El-Jelú, concedido por Real Decreto del 19 de marzo de 1860, refrendado por el Ministro de Gracia y Justicia Don Santiago Fernández Negrete. Don Antonio Ros de Olano, ya que se encuentra en posesión de otros títulos, como prueba de cariño a su hijo primogénito Gonzalo Ros de Olano y Quintana, renuncia a su favor del título de Vizconde y suplica el 12 de octubre de 1860 a S.M. Isabel II, que con arreglo a la ley se expida la correspondiente carta de sucesión.

-Por Real Orden de 24 de noviembre de 1860, S.M. ha tenido a bien mandar que se despache Real Carta de Sucesión del Vizcondado de Ros en favor de Gonzalo Ros de Olano y Quintana en virtud de cesión que su señor padre, el Marqués de Guad-El-Jelú, según la expresada Real Orden, habiendo satisfecho el antedicho señor agraciado, doce mil reales por el impuesto especial correspondiente a la referida sucesión y para que conste, se expide certificación por Agapito Gozálo, Jefe de Administración de segunda clase, Comendador de la Real y Distinguida Orden de Carlos III y segundo de la Dirección General de Contribuciones, a 3 de diciembre de 1860.

Antonio Ros de Olano, Perpiñá, Mogaya y Banover, Conde de Almina, Vizconde de Ros, Teniente General de los Ejércitos Nacionales, Senador del Reino, Caballero Gran Cruz de la Real y Distinguida Orden Española de Carlos III, de la Americana de Isabel la Católica, de las Militares de San Fernando y de San Hermenegildo, mi gentilhombre (de la reina) de Cámara con ejercicio, condecorado con grandes cruces de distinción por méritos de guerra, Socio Emérito y de Número de la Real y Económica de Amigos del País de Baeza, Honorario de la Arqueológica Tarragonense, de la Económica de Amigos del País de Cartagena (España) y Presidente de la Diputación Permanente de la Económica de Málaga en Madrid, Director General de la Artillería.

El título se le dió por los relevantes servicios en la campaña de África y especialmente en los combates de Serrallo, Asmir y Tetuán, le concede además GRANDEZA DE ESPAÑA de Primera Clase con el Título de Marqués de Guad-El-Jelú para voz, vuestros hijos y sucesores legítimos habidos en constante matrimonio, sean perpetuamente  reconocidos como tales y se les guarden todas las honras, preeminencias y demás ceremonias que se acostumbran y deben guardar a los Grandes de España de Primera Clase, tan cumplidamente que no falte cosa alguna, por  orden de la Reina, a su muy caro y amado hijo el Príncipe de Asturias don Alfonso Francisco (más tarde Alfonso XII), a los Infantes, Prelados, Grandes de España, Títulos de Castilla, Comendadores de las Reales Órdenes, Generales y Jefes de los Ejércitos y Armada, Presidente y Ministros del Tribunal Supremo de Justicia, Regentes y Magistrados de la Ausencia, Gobernadores Civiles de las Provincias, Jueces de Primera Instancia, Alcaldes y Ayuntamientos y demás autoridades y corporaciones y personas particulares a quienes corresponda.

El 9 de febrero de 1863, Antonio Ros de Olano se dirige a la Reina, solicitando licencia para la celebración del matrimonio de su hijo Gonzalo, Vizconde de Ros, con María Manuela del Arroyo y Morét, hija de don Julián, Caballero profeso del Hábito de Alcántara

A 14 de febrero de 1863, la Reina (que Dios guarde), le concede Real Licencia para contraer matrimonio, debiendo don Gonzalo de Ros de Olano acudir a la cancillería para proveerse de la Real Cédula.

Antonio Ros de Olano, cedió el título de Condesa de Almina a su hija Antonia.

Don Gonzalo, el 22 de julio de 1869, a los 26 años, fallece sin sucesores directos, dejando exponiente el referido Vizcondado de Olano, y su padre, don Antonio, desiste de los derechos que le corresponden en favor de su hija tercerogénita, Isabel de Ros de Olano y Quintana, haciendo igual desistimiento doña Antonia Ros de Olano y Quintana, segundogénita, Condesa de Almina. La petición se efectúa al Serenísimo Señor Regente del Reino.

Don Gonzalo vivía en la Calle de las Torres, 4. El funeral, "de segunda clase, por su ataud", se celebró en la Parroquia de San José de Madrid, a 25 de julio de 1869, según registro a folio 54 de la parroquia.

A sus 28 años, doña Isabel Ros de Olano, Quintana y Romo, se casó en la iglesia parroquial de San José, el 16 de julio de 1873, con Alfredo Vega y Fernández, de 30 años, Teniente Coronel graduado de Infantería, residentes en la Calle de Serrano,100. Este don Alfredo, nació en Sevilla, del matrimonio de don Julián y de doña Ana, ésta de Cádiz y aquel de Beré. Fueron padrinos don Tomás García Cervino, Teniente General del Ejército y la Marquesa de Guad-El-Jelú, en representación de los excelentísimos señores Duques de la Torre.

Antonio Vega y Ros de Olano, nacido el 23 de enero de 1878, hijo único del matrimonio y en virtud de haber contraído nupcias en 24 de febrero de 1901, con María del Pilar de la Hoz y Bárcenas, sin Real Licencia, suplicó que previo informe de la Diputación y Consejo de la Grandeza de España, se dignare concederle indulto de la sanción para no verse privado, en su día, a la sucesión de la dignidad nobiliaria del título de Vizconde de Ros.

El Duque de Vega, como Secretario de la Diputación y Consejo Permanente de la Grandeza de España, acepta lo solicitado, y el Rey Alfonso XIII expresa su indulto, mediante Real Cédula de 24 de mayo de 1916.

La Vizcondesa Isabel Ros de Olano de Vega, falleció de una bronquitis aguda el 12 de mayo de 1928 y don Antonio de Vega y Ros de Olano, como su único hijo, a V. M., suplica se sirva expedir a su favor Real Carta de Sucesión en el expresado título, gracia que "espera obtener del bondadoso corazón de V.M., cuya vida guarde Dios muchos años."

A la citada Vizcondesa se le dio sepultura en el cementerio de Balsicas (Murcia) y su hijo solicitó, como se dijo, la Carta de Sucesión, concedida por Alfonso XIII el 20 de julio de 1928.

Este Don Antonio Vega y Ros de Olano, que fue abogado, falleció a los 58 años de edad el 15 de octubre de 1934, a consecuencia de asistolia-aortitis, según el parte médico de defunción.

Luego, el Vizconde, casado con María de la Hoz Bárcenas, tuvo como hijas a Isabel y a Elena de la Vega de la Hoz. El hijo de Isabel, Francisco Javier -Lorenzo de Vega, por conducto de la Diputación Permanente y Consejo de la Grandeza de España, solicitó al Ministerio de Justicia el 16 de mayo de 1949, la convalidación de la sucesión del título de Vizconde de Ros, que le transmitió la Diputación de la Grandeza por fallecimiento de su madre la citada doña Isabel de la Vega de la Hoz y Ros de Olano, a la edad de 30 años.

Esta doña Isabel estuvo casada con el Capitán de Infantería, Francisco Lorenzo Peñalva y fueron sus hijos: Javier, Luis, Isabel y María de la Luz. Como se dijo, falleció en el Hospital Provincial el 14 de noviembre de 1936 a consecuencia de una hemorragia y enterrada en el cementerio municipal. Se habían casado él de 29 y ella de 19 años, en Alicante, el 26 de diciembre de 1923.

El nombre de Javier era: Javier-María-Luis-Alfredo-Lorenzo de Vega, nacido en Inca (Islas Baleares) el 30 de octubre de 1924, hijo, de Francisco -Lorenzo Peñalva y de Isabel de Vega de la Hoz y Ros de Olano.

La convalidación sobre la sucesión de su título, se dio el 14 de abril de 1950, por fallecimiento de su abuelo Antonio de Vega y Ros de Olano (es decir, que su madre no poseyó el título). La sucesión se da por concepto del Consejo de la Diputación de la Grandeza de España.


Y, el 14 de abril de 1950, el Jefe del Estado español, Francisco Franco Bahamonde, a don Javier- Lorenzo de Vega, le concedió el título de Vizconde de Ros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario